BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL

BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL
BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL

7 de noviembre de 2018

COMUNIÓN


Dejo aquí el poema que figura en la II Antología ACE-Andalucía editada con motivo del II Encuentro de Poetas Andaluces que tendrá lugar en Córdoba los días 17 y 18 de este mes por si os apetece leerlo y/o comentarlo.




4 de noviembre de 2018



Portada de la revista "TINTA EN LA MEDIANOCHE" de la editorial Vitruvio. Desde aquí le doy las gracias a la editorial y a Rosa María Estramera por hacer posible que en ella aparezcan varios de mis poemas.
Dejo aquí uno de los contenidos en la revista nº 6.

 

LOS 


DESIGNIOS DEL CUERVO


Acaricio las sombras de la noche
para que tiernas y dulces
me acompañen sonoras como nanas. Nanas
que borren la estridencia
en los convulsos tímpanos del día.

¿Qué química importuna
me concierta en las células
burbujas de infortunio
y azogue de denuedo?

23 de septiembre de 2018

Sin lugar a dudas, el otoño es mi estación favorita y hoy lo trataría de otra forma, pero ya ha llovido mucho desde la publicación de este poema.


COSTUMBRE

Me voy acostumbrando

 a los abrazos
y de pronto se vuelven
emboscadas
o se truecan memoria
que no borran las riadas
de mi llanto.

Me voy acostumbrando
a la palabra
y me llegan los vientos 
del silencio:
calentura que me prende
en la piel sus alfileres,
sepultura donde duerme
su catalepsia la lengua.

me voy acostumbrando
 a la esperanza
y el verde a masticar
me llega otoño,
a pintarme las carnes
 de amarillo,

a alfombrar con las escamas
marchitas de mi alma
la solitaria calleja
donde me mata la vida.




Antonia María Carrascal 

                                Del libro "Y ellos hicieron un poema cada día con el que fueron poniendo alas a la tierra".
Ayto. de Córdoba 1980 

21 de septiembre de 2018

GALARDÓN EN ZAMORA


Emocionada y orgullosa, vuelvo de la ciudad de Zamora. Por tercer año consecutivo, el grupo literario Internacional  "¿Qué te apetece leer?" ha hecho entrega de sus galardones. Once categorías, (ocho galardones para la de escritores) y allá que me encuentro entre esos ocho, repartidos entre varios países...

Un marco incomparable: el Teatro Principal, heredero del antiguo corral de comedias fundado en 1606 y la profunda humanidad y calidez de su organizadora, la escritora zamorana Emilia Casas que por un momento abandonó a los sanguinarios asesinos de la Novela Negra y policiaca a la que honra con su pluma y que vistió de Hada Madrina para nosotros, sus agradecidos galardonados (especialmente para mí a quien tuvo la amabilidad de entregarme el trofeo en persona).


Gracias, a todos los organizadores, Gracias a ti, querida Emi. Fui a recibir un galardón y vuelvo con una excelente amiga. Mis más sinceras felicitaciones a quienes también recibieron premio por su aporte a la cultura y a la sociedad de forma humanitaria.


30 de julio de 2018

PUBLICACIÓN EN REVISTA

El pasado 4 de mayo se presentó en Huelva el número 2 de la REVISTA IBERIS  REVISTA HISPANO-LUSA DE ECOCRÍTICA  que edita y dirige Santiago Aguaded. Os dejo  mi poema publicado en ella.



VILANO


Vuela, vilano, vuela.
Desengánchate de la espina. 
Retoza con el niño,
camina junto al hombre,
contagia tu misión
de recrear la vida donde anides,
serpentea caminos en el aire
atónito al llegar a tu destino.

Sé premura de algodón volátil,
y sana las heridas.
Que el hombre herede tu propósito
de permitir que crezcan nuevamente 
ilusión, del conformismo;
defensa, del letargo;
humanismo, de tanta indiferencia;
demanda de justicia, de la apática ensoñación
y de la estupidez, sapiencia.


Que el mundo, como tú, vilano, 
tremole, vibre, viva y se sacuda
la tremenda estulticia
de tanta aquiescencia que lo anula.

Levanta tus agujas.
Incrústalas en el verbo sumiso
hasta trocar en carne nueva 
las alas de cristal, el pájaro impasible
que aquí y allá  escarcea liviandades.

Vuela, vilano, vueeelaaa.


Publicado en Iberis revista hispano-lusa de ecopoesía

23 de julio de 2018

SOLEARES

Foto tomada de la red
 Mira que es travieso el gusanillo del arte. Resulta que acabo de compartir unas soleares de Juan Martínez Iglesias y me han recordado unas que compuse hace tiempo. ¿Os las comparto? Vale. Aquí las dejo:


VII
A tu tierra fui a sembrarme
y en el mar tengo los ojos
y la cabeza en el aire.

XXII
Ese chiquillo me quiere
con el cuerpo de dolora
y el alma de miserere.

XXXIV
Cuando el corazón no late
hay que dejarlo en barbecho
o sembrarlo en otra parte.

27 de mayo de 2018

100 MINUTOS 100 POEMAS

Ayer, en el delicioso marco de Espacio Santa Clara, tuvo lugar el acto poético 100 MINUTOS, 100 POEMAS donde un amplio elenco de poetas sevillanos tuvimos la ocasión de participar en un ambiente donde se respiraban el bien hacer poético y musical con aderezo de imágenes proyectadas del interior de varios conventos sevillanos.  Gracias a los presentadores del acto: Lourdes Páez Morales y Tomás Sánchez Rubio. Gracias  a la organizadora Pilar Alcalá, a Mariano Jesús Alda Membrives por sus composiciones y por habernos acompañado en el recitado. Y gracias al Coro Ángel de Urcelay por habernos regalado sus magníficas voces. Y por supuesto gracias a todos los que nos habéis acompañado en una mañana tan especial. Os dejo el poema con el que participé.


Poesía

Estallido del agua en catarata;
 sentimiento hecho flor
o espina en pedregal enloquecido;
percusión de los astros; leche que mana y bebes;
 paso y huella; lujuria;
sangre que no espera castigo,
balde o venda que aquieten las espumas
salvajes de su boca sin freno,
su oleada de mar teñido de horizonte.

Deambular de galápagos
que sueñan ser libélulas, ardillas trepadoras
por las piernas del bosque. Talismán de hechicero;
pócima oleaginosa que resbala en los hombros;
lascivo cresatén envidioso de seda,
tejida por gusano ajeno al cascabullo del entorno
que abandona la mente envuelto entre chalinas
para asir la garganta,
recomponer la voz en badajo y metal;

partitura de sueños
que en el hombre acrecienta
 el deseo de ser
una horma distinta.



Antonia María carrascal

21 de mayo de 2018

PRESENTACIÓN DE LIBRO

CAMINO DE PIEDRA AZUL
 Almudena Tarancón


Ediciones En Huida 2018. Colección En Tránsito.


Camino donde baten tiernas las alas



  “La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos” —afirmaba el filósofo y escritor indio Rabindranath Tagore, y el color de nuestro universo es azul. Azul, como esta piedra en el camino de Almudena Tarancón.
En la antigüedad se relacionaba al azul con el infinito, la inmortalidad, la realeza, lo sagrado. Era el color de los faraones, las divinidades, las vírgenes... Los dioses viven en el cielo y el azul es el color de todo lo que a ese cielo pertenece. La experiencia continuada ha convertido al azul en el color de todo lo que deseamos que permanezca, de todo lo que debe durar eternamente.
Almudena Tarancón tiene una parte muy importante de su piel en ese cielo, en esa inmortalidad que ella desea más que nadie que exista, que persista, que espere. Por eso, en las rimas XVII y XVIII de la tercera parte de este libro confiesa:

XVII
A veces vuelvo a los recuerdos.
Aquellos que quedaron como espinas
fueron una realidad:
fueron rosas.

XVIII
Tendré que esperar que maduren las estrellas
y caigan los frutos de los árboles del firmamento.
Paciencia.

El azul es un color fresco, tranquilizante que suele asociarse con la parte más intelectual de la mente, pero también es el color que más asociamos con la simpatía, la armonía, la amistad y la confianza, todos esos sentimientos que se alcanzan con el tiempo y que se basan en la reciprocidad, y de los cuales, Almudena anda más que sobrada.
Almudena Tarancón ha traspasado la necesidad exclusiva del amor-desamor de pareja que impera en el primer libro de casi todos los poetas. En el suyo,  nos muestra una poesía madura, introspectiva, reflexiva de sí y su entorno, que se afianza en su presente sin dejar de contemplar el pasado, y para ello, busca palabras errantes.

13 de mayo de 2018


Deliciosa mañana la de ayer en la Feria del Libro. Jornada poética en Ediciones En Huida en la compañía de Tomás Sánchez Rubio, Ana Isabel Alvea, Iván Onia, Antonio Gracia... Lo mejor, ver como los transeúntes se paraban a escuchar, dado que los asientos disponibles estaban todos ocupados. Amistad y poesía. ¿Se puede pedir más?