BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL

BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL
BLOG DE ANTONIA MARÍA CARRASCAL

22 de agosto de 2014

COSAS QUE PASAN


Mi zapote

Hace entre quince y veinte años que lo plantamos y ha servido de gigante amigo de juegos a la última generación de la familia. Se llamaba zapote, u ombú, o árbol de Colón (porque su hijo trajo uno desde las Indias hasta Sevilla y lo plantó en el recinto central de la Cartuja donde ha vivido, vive, durante más de quinientos años); así que, cuando piensas en cómo las cosas sobreviven a sus autores, yo veía en el futuro lejano, con los ojos de la imaginación, mi jardín en todo su esplendor y a nuestro gigante presidiendo su centro como hasta ahora lo había hecho.
Ayer sentí un rumor intenso,
como de aire que barriera con empeño superficies, y me pregunté una vez más sobre este verano anómalo que disfrutamos este año en el sur donde el viento suaviza las temperaturas asfixiantes con que agosto nos acosa de ordinario. No levanté la cabeza ni salí al jardín a ver qué ocurría, hasta que M me llamó alarmado: nuestro querido Zapote, como gustábamos llamarlo, yacía como un gigante malherido con su enorme tronco en el suelo. Mal bastón había pretendido en su caída pues, ni la catalpa ni el joven paraguayo, que tan acaramelados frutos nos había dado esta primavera por primera vez, le sirvieron de asidero acompañándole al suelo.
Descanse en paz nuestro árbol querido. Su tronco fibroso, se picará y servirá de alfombra a las gallinas que lo convertirán en estiércol. En unos meses, ese estiércol se incorporará a la tierra con la siembra y la próxima primavera, te habrás metido dentro de los frutos de la huerta y vendrás a nuestros labios en forma de tomate, brécol o pimiento. Muchas veces me he abrazado a ti, Zapote querido; esa será la ocasión en que te bese.
Antonia María Carrascal

13 comentarios :

  1. Precioso y muy bien narrado, Antonia María. abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el sentimiento quien me inspira, Lumy. Abrazos para ti.

      Eliminar
  2. Qué pena, amiga. Lo narras con muy buen gusto. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José. Era un árbol muy especial en mi jardín. Besos.

      Eliminar
  3. Ah! Has notado que estoy al día? Desde que logré entrar a través de FB, accedo sin dificultades.

    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro enormemente, amigo. Ya te lo decía en uno de mis comentarios. Al fin lo logramos. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola.
    Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose María: gracias por adherirte a mi blog. He intentado ver el tuyo pero encuentro una larga lista. No sé cuál es el tuyo. ¿Me lo indicas? En cuanto lo hagas, me haré seguidora y hablamos. Un abrazo desde España.

      Eliminar
  5. Celebro que te guste, Ana. A veces las cosas nos sorprenden sin esperarlo. Le tenía cariño a este árbol, pero no sabía cuánto hasta que ha desaparecido.
    Ah.Tienes un blog genial al que entro y devoro. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te guste el blog. Estoy empezando, pero poco a poco le voy dando vida. Siempre serás bienvenida allí.
      Besos.

      Eliminar
  6. Qué dura es la vida a veces, ¿verdad querida amiga? Pero cuánto de cierto hay en tus apreciaciones, un se vivo que nos enseña cómo debe ser nuestro paso por este mundo, ahí ha estado dando sombra para quien la necesitase y luego, más tarde, sirviendo de base alimenticia ¡cuánta grandeza!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos aprender los humanos de los ejemplos que nos da la Naturaleza. Ella es a la vez grandiosa y humilde, con vocación de servicio hasta la extenuación. Gracias, amigo por pasarte y opinar. Un abrazo.

      Eliminar